jueves, 25 de mayo de 2017

Cinco películas que hay que ver con adolescentes (inteligentes, desmotivados y con un comportamiento incendiario)

Si algo he conseguido este curso ha sido una estupendísima filmografía adolescente. Llamo así a las películas que he visto con los chavales de un grupo bastante complicado. No es que sólo puedas verlas con quince años. Tengo más de cuarenta y me lo he pasado francamente bien rescatándolas y explicándolas. Algunas son brutales y tienes que detenerlas para que entiendan los matices,  pero todas ellas hacen reflexionar casi sin querer. Muestran la realidad saliéndose del esquema y lo hacen con  un sentido del humor muy peculiar. Han sido muchas las horas de cine, pero he recogido las que tuvieron mejor acogida. Con estos trabajos, creo que seas profesor, progenitor con ganas de tratar ciertos temas o nada de eso pero tienes ganas de disfrutar del buen cine, triunfarás seguro.
 Sí, soy amiga de las listas. Será por la falta de tiempo y por mi desorden mental.

1 Krámpack (Cesc Gay, 2000 )
Ay, Dani, Dani...se te ve venir.
Cuánto me reí cuando redescubrí esta cinta y la preparaba en casa. “¡Qué cara van a poner, qué cara van a poner!” (pensaba)  y, efectivamente, ¡¡¡qué cara pusieron!!! Esta cinta narra el despertar homosexual de un chaval y la reacción de su mejor amigo. El tema está llevado de una manera muy natural en el que contribuye mucho el tiempo y el escenario en el que está narrado:  un pueblo costero durante las vacaciones de verano. De hecho, la película habría perdido frescura si se hubiese rodado en un medio más habitual como los bares o los clubes nocturnos. A Cesc Gay le salió un largometraje chisporroteante en el que enseguida simpatizas con ese Dani, que quiere ser escritor, y con Nico, obsesionado con las chicas y con el tamaño de su nuez.
Desde entonces, los alumnos a veces salen de clase diciendo, “me voy a hacer un krámpack”. En fin, en clase mucha calma. Me digo que lo importante es que saquen la cabeza del móvil y que aprendan léxico o algo así.

2 El Club de los Cinco (The Breakfast Club. John Hughes, 1985)
Me llama la atención la cantidad de páginas dedicadas
a "qué ha sido de..." de estos actores de los 80.
Esta película es la más antigua de este listado. La vi en el colegio cuando tenía 14 años y no me había olvidado de ella. Cuando la volví a ver recientemente, casi 30 años más tarde, me gustó tanto como la primera vez; así que decidí probarla en clase. Y funcionó. Me resultó muy útil la simplificación que hacemos de los demás, con una catalogación de roles apreciables a simple vista en la cinta: la princesa, el empollón, el deportista, la inadaptada y el matón. Pero también sirve para trabajar otros temas que a los alumnos no les resultan tan evidentes, como la necesidad de ser imperiosamente uno mismo, el abuso de poder o la frustración que los padres vuelcan en los propios hijos para convertirles en aquello que ellos no pudieron ser.

3 Trainspotting (Danny Boyle, 1996)
 Bueno, bueno…¡aquí me la jugué! Fue el clímax del curso. Pensé:
Por Escocia y nada más que por Escocia. ¡Salud!
“Dios mío, si esto no funciona y no podemos hablar, lo dejo todo me digas ven o no”.  Pero sí, valió la pena y contestar todas las preguntas que les surgían en el visionado,
La cinta es durísima, pero también provoca una risa irresistible. Tiene un humor británico sarcástico que me encanta, tremendamente inteligente. Me gusta también apuntar las reacciones de los chavales. “ Profe, esta película es asquerosa, no puedo con ella”. ¿Entonces la quito? ¡¡¡No-no-no-no!!! A este grupo, en el que el contacto con la marihuana, con cocaína es algo diario, les llama especialmente los estragos que causa el caballo al físico del protagonista. Y también las muertes inocentes (como la del bebé) que va provocando. Maravillosa la secuencia en que Mark sufre una sobredosis y ve la realidad con los ojos de quien está con un pie en la tumba. Lo entienden a la primera. Este año se ha estrenado la segunda parte que todavía tengo pendiente de ver.

4 American History X (Tony Kaye, 1998)
Norton fue nominado al Óscar como Mejor Actor en 1998
por esta película.
A veces no entiendes ciertas cosas. Cuando un grupo está por completo fuera de lo estándar (compañeros gitanos, rumanos, chinos y más) y escuchas comentarios racistas se me prende la furia. Pero claro, aquí la ira no funciona. Me dio la idea de esta cinta un chico uruguayo un tanto inadaptado. No recordaba el título, sólo una secuencia que es en ella misma, “la secuencia”; la imagen que queda en la cabeza de todo aquel que la haya visto por su brutalidad.
Edward Norton está maravilloso en su papel de Derek Vinyard. Tan creíble en su etapa nazi como en su redención en la cárcel. Entienden el engaño de los clichés, de los prejuicios. Reconocen que la ayuda puede venir de esa persona a la que despreciabas. Es una cinta muy contundente que no deja indiferente a nadie.

5 Celda 211 (Daniel Monzón, 2009)
El mensaje que quería transmitir al proyectar esta cinta era claro y se
Fue la cumbre, la explosión de Luis Tosar.
ncillo: “Manteneros alejados de este sitio, por favor. No entres en este entorno brutal. No sacarás nada bueno de aquí, como le pasó al bueno de Juan”. Igual parece una exageración, pero este curso he tenido varios alumnos tutelados por el Tribunal de Menores. Muchos han visto y vivido cosas por las que yo no he pasado ni espero pasar.  Les impacta muchísimo lo poco-poquísimo que les importa los presos a la sociedad.
  Es la única película, junto con Trainspotting, que vi en un cine. Recuerdo que Ana y yo estábamos solas en la sala. Y salimos, y continuábamos solas en el hall de entrada del multicine. Y conduje el coche, y seguíamos siendo las únicas almas que circulaban a esa hora por Amposta. La soledad del Delta era como la soledad del alma de Malamadre.

Otras cintas vistas en clase con resultados muy buenos:
-La profesora de Historia (Marie Castille Mention-Schaar, 2005). No hay nada más eficaz para mejorar el comportamiento que verse reflejado en la pantalla. El liceo de Anne es una bomba con denotador integrado por musulmanes, hebreos, católicos. Cuando veíamos los primeros veinte minutos, en clase me dijeron: "Profesora, nosotros nos portamos mejor..." Pues sí, pues sí. Juno (Jason Reitman, 2007), para tratar los embarazos adolescentes y cómo un problema puede enfocarse de mil maneras. Corazones de acero (David Ayer, 2015) para introducir la II Guerra Mundial teniendo como gancho estupendo a Brad Pitt.
¡A disfrutar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario